INFORMACIÓN ARQUITECTÓNICA

INFORMACIÓN ARQUITECTÓNICA

Algunas evidencias de la importancia de tratar el tema se dieron en la realidad cotidiana cuando con motivo de comentar la inauguración de la ultima Bienal de La Paz, un hombre de prensa y televisión conocido “de cerca”, pariente de destacados arquitectos historiadores, se apuró en concluir como “mediocre” toda la arquitectura boliviana contemporánea, pero también cuando vemos a diario en periódicos nacionales a periodistas refiriéndose a nuestra arquitectura y urbanismo en términos subjetivos, confundiendo la pobreza económica con la pobreza en diseño, o midiendo con la misma categoría a la arquitectura excepcional, la arquitectura comercial y la espontánea.

Algunos criterios sobre la actual arquitectura Cochabambina, con conceptos más o menos aceptados para el caso de Latinoamérica, verificando en la práctica profesional el argumento que subyace, o al menos poniendo en evidencia, la tendencia de lo que existe de los tipos de producción arquitectónica.

Reconociendo una entidad geográfica, histórica y cultural para América latina y rasgos diferentes de esa identidad por naciones y regiones, cabe hacer una clara distinción de tres tipos generales de producción arquitectónica, cada una con sus propias reglas y sus propios subtipos.

1.- Arquitectura excepcional y puntual de grandes maestros arquitectos.

2.- Arquitectura de arquitectos, permeada por la imagen de las modas y por la lógica comercial.

3.- La arquitectura “espontánea” hecha por la población: por auto construcción o por construcción delegada o por formas de cooperación tradicional.

GRUPOS DE CORRIENTES

A partir de la clasificación realizada por arquitectos latinoamericanos en septiembre de 1992 en Universidad Nacional de Colombia en un taller dedicado a analizar la arquitectura contemporánea latinoamericana encuadrándola en el panorama mundial. Identificamos los distintos enfoques contemporáneos, en cuatro grupos de corrientes.

1.- Tecnología y Función: Abarca la gran tradición de la arquitectura moderna a lo largo del siglo XX y a rótulos como el “Funcionalismo” o el “High Tech” reciente, es decir, todos aquellos grupos en los cuales predominan las consideraciones de función y técnica.

2.- Historia y Proyecto: Considera aquellas propuestas que trabajan los elementos del proyecto de la disciplina arquitectónica y las unen con el estudio de la historia en particular, esto tiene que ver con la escuela Italiana, más concretamente con la de Venecia.

3.- Cultura y Comunidad: Comprende aquellas corrientes en las cuales los enfoques culturalistas se combinan con ideas acerca “del mundo de la vida”, de las relaciones entre la arquitectura y sus habitantes en distintos niveles.

4.- Simulacro y Diferencia: es el grupo mas reciente, teóricamente hablando. Se define como las nuevas maneras de ver el espacio y la Arquitectura, el reconocimiento de lo que puede ser lo aleatorio, la ruptura con códigos preestablecidos y en general, la critica a la razón o a la racionalidad.

BASE RACIONALISTA DE ARQUITECTURA ACTUAL

Aparte de la valides de esta clasificación, reconocemos la base racionalista de la arquitectura del Siglo XX, aceptaremos un sustrato racional, esa especie de “inconsciente colectivo” que se evidencia en las distintas maneras de aproximarse a los problemas, independiente de las formas físicas. De manera que las distintas corrientes, podrían llamarse las distintas formas que asume la racionalidad en la arquitectura contemporánea, incluyendo la racionalización de lo irracional, es decir el intento de tratar de aprehender, capturar y amarrar la irracionalidad.

Aceptado ese sustrato básico, las diferencias estarían entonces en los énfasis, en los acentos y la calificación con que ciertas tendencias se aproximan para resolver ciertos problemas. Detrás de estas diferencias están causas que no son necesariamente arquitectónicas o de gusto, sino razones ideológicas más profundas, que no se remiten al simple hecho del lenguaje, como si se tratara de un menú de propuestas donde el lenguaje se asume simplemente como una moda o de tendencia circunstancial, sino que tienen relaciones complejas con condiciones generales de la sociedad. Si bien no podemos descifrar esas relaciones por su complejidad, podemos caracterizar y analizar ciertos aspectos que plantean los grupos identificables y tratar de conocer sus intenciones y resultados. Porque al final lo que interesa aquí es determinar el grado de coherencia entre el  problema y la respuesta dada por los arquitectos en un medio determinado.

PLANIFICACION Y NORMATIVA

Intuitivamente nos referimos a la existencia o no de planificación, suponiendo que lo genérico del termino y su presencia o ausencia en la ciudad defina que las cosas estén bien o mal, abstrayendo las variables económicas y sociales que la planificación supone y sabiendo que por si sola no resuelve nada. La normativa debería tender a devolver la homogeneidad a la arquitectura, la excesiva libertad de hacer todo en vez de ser una ventaja se ha convertido en un conflicto para el arquitecto. Sin duda en la actualidad en la ciudad de Cochabamba en arquitectura y urbanismo está permitido todo. Libre mercado y mercado libre, dejar hacer y dejar pasar.

DENSIDAD Y ALTURA

Discusión permanente entre urbanistas o profanos, situación no resuelta cuando se habla del crecimiento de la ciudad. Criticamos la horizontalidad en la solución de la construcción, por el consumo del territorio que esto supone, sin un beneficio paralelo en el disfrute social o del entorno, planes de vivienda social consumidoras de suelo urbano. Pero igual cuando analizamos edificios en altura criticamos la propuesta por el deterioro de la imagen urbana o de la campiña que suponen, ésta contradicción supone el re-planteo de opciones de alta densidad pero de baja altura, que no empiezan popularizarse en tipología concretas que resuelvan la falta de vivienda y promuevan un uso adecuado del espacio disponible. Cabe aquí mencionar y valorar como positivos en la búsqueda de soluciones apropiadas, los singulares casos de condominio de vivienda para clase media, de agrupamiento en banda con acceso desde el patio interior, propuesto y los condominios de vivienda para clase media-alta construidos.

Otros proyectos de tecnología apropiada para vivienda de interés social elaborados para mineros relocalizados son también un buen intento por buscar nuevas alternativas de densidad de la vivienda al menor costo económico y ambiental posible.

EL BORDE DE LO IMPOSIBLE

Otro mito, del que mucho se dice y poco se resuelve, es este del limite urbanizable de la ciudad, esta linea o cota divisoria en el papel, supone efectos contrarios a los que pretende conseguir, cuando su sola implementación marca diferencias de precio del suelo bruscos; caro dentro y barato fuera, alienta la compra obvia y la especulación de la tierra no urbanizable, generando problemas sociales que el municipio tiene que resolver y consumiendo tierras agrícolas que se pretende preservar. Que pasaría si se eliminan los bordes artificiales y la tierra juega su rol en el mercado en base a sus características intrínsecas como la renta diferencial, su accesibilidad e infraestructura. Que pasaría por el otro lado si controlamos efectivamente la vigencia de la normativa urbana.

NO HAY ESTRUCTURA URBANA CLARA

Esta tesis quiere comprobar que la ciudad de Cochabamba, se ha construido por simple adición y superposición de zonas, no existen o han sido digeridos por el tamaño de la ciudad los espacios estructurantes, ya no hay territorios marcados por calidades espaciales sino son solo expresión o resultado de procesos socioeconómicos o se diferencian por la mayor o menor dotación de servicios básicos, si bien existen algunas diferencias de apropiación espacial y uso del suelo entre el sud y el norte de la ciudad. Las referencias geográficas pesan mas que las de la estructura urbana, no existen hitos, bordes o texturas que permitan a la arquitectura también acomodarse a un lenguaje de variedad dentro la unidad.

Todo esto sumado al descontrol de la normativa urbana y el crecimiento acelerado de los últimos 20 años han configurado una ciudad a punto de perder su identidad. Cochabamba no es “Chola ni señorita”.

En esta situación la arquitectura cochabambina no puede menos que ser coherente con el destino de su urbanismo.

Con estas consideraciones, podemos señalar que existen en Cochabamba corrientes especificas y caracterizables al interior de los tipos de producción y de las corrientes, entre las que destacamos aquí algunas de ellas.

EL MAYOR BENEFICIO CON EL MINIMO ESFUERZO

Nos referimos aquí, al mayor porcentaje de las obras civiles levantadas a partir de los años 70 con el advenimiento tardío de la modernidad del brazo de las dictaduras militares, en la que felizmente pocos arquitectos se involucraron. Sin embargo debemos mencionar o al menos mostrar estas obras con fines pedagógicos en sus variadas formas:

LA DEGRADACIÓN DEL PAISAJE URBANO

Se caracteriza por el mayor usufructo posible a la tierra urbana, la agresión al patrimonio histórico con el fin de representar el poder y el desarrollo, la sumisión del diseño al régimen gobernante en las obras publicas de edificios o a los requerimientos especulativos del propietario comprobando fehacientemente cuan fácil es destruir un entorno sin morir en el intento.

LA MAYOR SUPERFICIE CONSTRUIBLE

No solo los propietarios pretenden la mayor renta del suelo posible, sino que los arquitectos y constructores intentan la mayor superficie construida a costa de sacrificar asoleamiento, iluminación, ventilación y visuales, en este propósito proyectan pisos cual capas de un pastel de cumpleaños, uno sobre otro…. al poco tiempo se aumentan una o dos plantas mas para que alcance la condición de torta, se cierran balcones convirtiéndolos en volados habitables usando sin reproche el espacio publico de manera gratuita.

LA CORRIENTE HI TEC LATINA

Mezcla de la afición por la tecnología de vanguardia mundial con la inclinación latina por los accesorios y los encajes. Se caracteriza por una imagen con profusa presencia de elementos que sin ser estructurales despliegan aires de tales, planos seriados a guisa de columnas o muros portantes, parasoles o persianas.

Sin embargo una secuela negativa  de esta corriente se constituye la serie de edificios anónimos construidos por los propietarios o constructores empíricos. Se trata de proyectos carentes de calidad estética exterior, con tugurizados espacios interiores, edificios “Brillantes” con fachadas cubiertas de espejos cual bola de discoteca, rápidamente cundió el modelo y hoy podemos ver varias de estas agresivas formas de expresar belleza latina.

LA CORRIENTE INTERNACIONAL CON EL ACENTO LOCAL

Esta grupo de arquitectos corresponde al segundo tipo de producción arquitectónica del marco de referencia, sin embargo la calidad de su propuesta y el interés por trascender los acerca al tipo de arquitectura excepcional.

Se trata de proyectos de vivienda individual y edificios sobrios, funcionales que si bien adoptan estandares de imagen internacionales no se deshumanizan ni pierden personalidad al adecuarse los requerimientos y escalas locales.

El tema de la escala merece una reflexión, en Cochabamba cuando se edificaron los primeros “rascacielos” coincidentes con al apertura de la Av. Heroínas nos parecían enormes hoy los vemos fuera de escala, es decir siempre lo estuvieron respecto al centro histórico, hoy además lo están respecto al tamaño de ciudad.

LA CORRIENTE REGIONAL

El entusiasmo juvenil por hacer las cosas sanas y buenas, la efervescencia revolucionaria por las reivindicaciones estudiantiles, la reconquista de la autonomía universitaria de los años 70 y 80, expresan en la practica los cambios de la reforma universitaria.

La experiencia de profesionales recién llegados del destierro, o que despertaban del encierro, se juntaron con las vertientes renovadas de nuevas generaciones, entre ires y venires del discurso y la práctica, de la crítica al sistema que reproduce lo mediocre.

La revalorización de lo local, en sus formas y materiales pasó del papel, a los hechos, recodificando los valores estéticos y éticos, que lo que sucede adentro se exprese al exterior, que el protagonista sea el espacio y el hombre su interlocutor, permanente, el hombre no en abstracto sino el que habita día a día, con sus aspiraciones terrenales, pero con sus limitaciones de no saber lo que quiere, de saber lo que pude pagar o merece recibir por dignidad.

Una síntesis de las características de diseño en esta tendencia podría señalar:

Estructura espacial clara, con variables de composición simples, partiendo de formas básicas puras, un tratamiento geométrico de la forma, teniendo al espacio como protagonista.

Economía de elementos formales, líneas, planos, volúmenes. La menor cantidad de tipologías de cerramiento y encuentros posible, frente a la mayor cantidad obtenible de calidades espaciales. Entendiendo calidades espaciales como grados de definición del espacio, desde lo real, hasta  lo sugerido o virtual. Lo tácito de adentro-afuera o cubierto- descubierto es matizado con un espectro de innumerables condiciones intermedias.

Trabajo tecnomorfológico, donde la forma y los materiales interdependen entre si, cada forma tiene un material que responde mejor a sus características geométricas y de resistencia intrínsecas.

Los materiales preferidos tienden a ser los “nobles” el  ladrillo rústico y artesanal pero trabajado con el detalle que explota sus posibilidades dimensionales y de textura, la madera natural o coloreada, combinada con el ladrillo en dinteles o bovedillas, cerámica en cubierta y pisos.

Las tipologías construidas denotan que no existen símbolos exclusivos de una clase social, los códigos formales que representan un determinado estatus por lo tanto, son menos fuertes que en una arquitectura “tradicional”. Adopta sin embargo elementos de la arquitectura popular regional: Cornisas, aleros, balaustras, diafragmas, pasillos, zaguanes, patios, los recodifica y representa.

El verde y la vegetación son parte proporcional e integral de la propuesta, el jardín no solo es un elemento decorativo, aquí aparecen los conceptos de arquitectura bioclimática en sus sistemas pasivos. El mobiliario forma parte de la morfología y del sistema constructivo.

Además de arquitectura aislada y de equipamiento público, se destacan trabajos de vivienda social en sistemas de autoconstrucción dirigida y organizada planeamiento urbano y gestión edilicia.

(Fuente: Rolly Aruco)